[Reseña] La procesión del Cristo de Mayo: tradición que actualiza la memoria

 

Es la procesión religiosa más antigua del país. La salida del Cristo de Mayo  –patrono popular contra los terremotos- desde la iglesia de San Agustín, cumple 370 años desde que se iniciara en 1648, como una manera de conmemorar el primer aniversario del terremoto que el 13 de mayo de 1647 golpeó la ciudad de Santiago. Como cada año, la figura del Señor de la Agonía –nombre original del Cristo- recorre el centro de la capital, rememorando la misma ruta que el sacerdote agustino, Fray Gaspar de Villarroel, obispo de Santiago, ordenara la noche del fatídico sismo, cuando la figura del Señor de la Agonía resultó ilesa luego del intenso terremoto que destruyó innumerables casas, iglesias, conventos y edificios reales; en la iglesia de San Agustín, sólo unas cuantas paredes lograron salvarse, incluyendo aquella que sostenía el crucifijo, el que sólo sufriera el deslizamiento de su corona de espinas hasta el cuello. Interpretado como un milagro, la figura de madera tallada y policromada fue llevada por los sacerdotes agustinos hasta la Plaza de Armas, donde el obispo Villarroel había dado un gran sermón que buscaba reconfortar a una ciudad en caos.

 

En su carta enviada al Consejo de Indias, firmada el 9 de junio de 1647, el mismo Fray Gaspar de Villarroel relata la iniciativa: “Reunido todo el pueblo en la plaza, pusimos en ella el Santísimo Sacramento del Altar que, en una caja de plata, vino del convento de la Merced. Trajimos en procesión allí mismo, viniendo descalzos el obispo y los religiosos, con grandes clamores y universales gemidos, un devotísimo crucifijo que tienen los agustinos y que caída toda la nave quedó fijo en su cruz; halláronle con la corona de espinas en la garganta, como dando a entender que le lastimaba una tan severa sentencia".

 

De allí nace la procesión que,  casi 400 años después, sigue reuniendo a los santiaguinos, quienes recuerdan la catástrofe de 1647, y ruegan porque ésta no se vuelva a repetir. “Año a año se renueva el compromiso de la ciudad de Santiago con la figura del Cristo de Mayo, patrono popular contra los terremotos” señala Alfredo Palacios, historiador especializado en la historia sísmica de nuestro país y autor, entre otros, del libro Historia ilustrada de los megaterremotos ocurridos en Chile entre 1647 y 1906 (2016). Se trataría de una procesión de vocación religiosa, pero cuya importancia ha trascendido los límites de la fe, para transformarse en una conmemoración con valor histórico y social en sí misma, que da cuenta de cómo los desastres, en este caso de tipo telúrico, dejan huellas imborrables en la memoria colectiva.

 

“No sólo es la procesión más antigua que conserva Chile –afirma el historiador- sino que ha sido una de las más importantes. Los presidentes participan de ella, se hacían e imprimían esquelas invitando a participar… era todo un evento“. Las crónicas de Benjamín Vicuña Mackenna (1869) también nos hablan de este importante punto, señalando cómo, en sus primeros años, la procesión del Cristo de Mayo fue “muy solemne y sangrienta (…) tenía lugar a las diez y media de la noche de cada aniversario, con asistencia del presidente, los oidores, todas las autoridades y principales vecinos, que concurrían con cirios rojos. La ciudad entera se confesaba y comulgaba ese día”.

 

Los últimos años han visto una reactivación al culto del Cristo de Mayo. De unas 100 personas que solían desfilar, hoy las procesiones atraen más de 1000 asistentes, entre fieles, transeúntes o curiosos y entusiastas, que quieren conocer más de la figura del patrono protector, al que se le atribuyen cualidades milagrosas.

 

“La historia del Cristo de Mayo está asociado al mítico personaje de la Quintrala, quien habría sido su dueña originalmente, y es imposible desligarlo; entonces algunos que habrán escuchado más de la Quintrala que del Cristo asocian la idea y quieren participar. En los últimos años se ha despertado más el interés y ha participado mucho más gente de las procesiones… Y en la época en que ha habido temblores, más protagonismo cobra el Cristo, más se renueva, más despierta el interés, y más gente viene a visitarlo”, explica Alfredo Palacios. Los eventos sísmicos y el miedo frente a la eventual catástrofe actualizan el culto, el que también suele vestirse de mitos que refuerzan la procesión.

 

Cuando la procesión no ha salido –continúa- la gente dice que han pasado cosas complicadas en el país. Golpes de Estado, sequías, y que han tenido que hacer en otro momento la procesión. Ahí se renueva este mecanismo… En 2015, por ejemplo, estaban arreglando calle Compañía y la procesión tuvo que cambiar su rumbo y el Cristo casi pierde su pelo, su pelo que es natural, se le enredó en las ramas del árbol, y las personas más piadosas lloraron, y auguraron que ese año íbamos a tener un terremoto porque no tuvimos la facultad de cuidar al Cristo, que es el protector. Y vino el terremoto de 2015”.

 

Cierto o no, comenta el historiador, tradiciones como ésta cumplen un rol fundamental para la historia sísmica de nuestro país, activando la memoria, y recordando que la ciudad de Santiago sí ha sido epicentro de terremotos destructivos. “Es cierto que el estudio histórico de los desastres ha adquirido cierta importancia en el último tiempo, pero  lo importante es que tenga una finalidad; no se trata de contar historias por contar, sino de que esto pueda ser visto como una herramienta para la planificación y la toma de decisiones; y mientras más se difunda y más tengamos conocimiento de nuestro pasado, es mejor. Ojalá que este tipo de investigaciones despierten el interés de la población, de entender por qué pasan las cosas. Y en eso la procesión del Cristo de Mayo me parece fundamental; ella renueve la tradición, nos hace recordar que en 1647 pasó esto, y puede ir generando una consciencia ciudadana en relación a lo que es un terremoto en la capital del país, y que nos permita estar preparados”.

 

A continuación, revisa algunas imágenes de la última procesión del Cristo de Mayo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Etiquetas