Un martes 6 de abril, a las 12:07 horas, se produjo el terremoto de Ovalle de 1943. El fuerte sismo tuvo como epicentro al fondo marino, frente a las costas de la entonces provincia de Coquimbo, en la actual región del mismo nombre. Según registros del Centro Sismológico Nacional, el terremoto habría alcanzado una magnitud 8,2 dejando importantes daños materiales en varias ciudades y localidades del Norte Chico del país.

 

Tal como lo comenzaba a informar la prensa nacional, la información tardó en llegar, debido a las distancias y el corte de camino y luz eléctrica que entorpeció las comunicaciones. Sólo a las horas después, y a veces al día siguiente, se comenzaron a visualizar las dimensiones del desastre sísmico. Ciudades como La Serena, Coquimbo y Ovalle habían resultado afectadas, mostrando derrumbes en paredes de casas particulares y locales comerciales, y grietas en edificios públicos, como el caso del Hospital de Ovalle; al interior de la provincia, en localidades como Andacollo, Sotaqui, Monte Patria, Punitaqui o Salamanca, el daño era mayor. La Prefectura de Carabineros informaba de una destrucción del 30% de los edificios tanto en Punitaqui como en Illapel; en el caso de esta última localidad, la cifra aumentó cuando se supo que de importantes edificios públicos, como el matadero, el estadio, el cementerio y el edificio de la corporación municipal, “no han quedado sino montones de escombros”, según publicaba el diario El Mercurio el jueves 8 de abril. La cárcel de la ciudad, la escuela de artesanos, el cuartel de Carabineros, el convento, y varios establecimientos educacionales también resultaron perjudicados.

 

En Salamanca, otra de las localidades más afectadas, se hablaba que todo el pueblo había quedado “inhabitable”, debido al número de viviendas destruidas y altamente dañadas a raíz del fuerte temblor.

 

La costa del departamento de Ovalle también vivió las consecuencias del movimiento telúrico. En Los Vilos, por ejemplo, la capitanía de puerto reportó una “salida de mar” de más de 1 metro, la que destruyó cinco embarcaciones; otros testimonios han hablado de subidas del nivel del mar en localidades un poco más al norte, como Caleta El Totoral y Tongoy, pero que no han quedado registrados en la prensa nacional.

 

Según información entregada por la prensa el 7 de abril, el terremoto dejó 11 víctimas fatales: los obreros Álvaro Muñoz (28), Feliciano Araya (56), Alfredo Cortés (30) y los menores Darío y José Callejas, que fallecieron luego del derrumbe de un tranque de relave en la mina Cocinera; Víctor Baldomero (3) en La Chimba; Rosa González (70) y Óscar Araya (5) en Sotaqui; el obrero Luis Díaz en Altar Bajo; y Orlando Maldonado y la niña Lidia Velásquez (5) en Punitaqui; a esto, se sumaron casi una cincuentena de heridos, y un total de 23.250 damnificados.

 

Hoy, casi 80 años después, el terremoto de 1943 sigue siendo recordado en la región de Coquimbo como uno de los principales sismos del siglo XX, y que marcó la memoria de toda una generación.

ficha resumen

Fecha: 06 de abril 1943

Hora: 12:07pm

Epicentro aproximado: Costa, frente a la desembocadura del río Limarí, en la actual región de Coquimbo

Magnitud aproximada: 8,2

Zonas afectadas: la actual Región de Coquimbo

Víctimas: 11 fallecidos y más de 50 heridos

lecturas recomendadas

ARTÍCULOS

  • Fernández, J.; Pastén, C; Ruiz, S.; Leyton, F. (2017); "Estudio de efectos de sitio en la Región de Coquimbo durante el terremoto de Illapel Mw 8.3 de 2015": Obras y Proyectos, No. 21, p. 20-28. Disponible aquí.

  • Fariña, LM; Opaso, C; Vera Puz, P. (2012); Impactos ambientales del terremoto y tsunami en Chile. Las réplicas ocultas del 27F. Fundación Terram. Disponible aquí.

recortes de prensa

© 2019 ARCHIVO DESASTRE

  • Grey Facebook Icon
  • Gris Icono de Instagram
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon