El 13 de agosto de 2018 se cumplen 150 años del gran terremoto de Arica, aquel que en 1868 destruyó prácticamente toda la ciudad, tanto por la fuerza del temblor así como por el tsunami que éste luego provocó.

Según testimonios de la época, el movimiento comenzó pasadas las 5 de la tarde; primero de manera suave, de Oeste a Este, y luego dando paso a un feroz terremoto que habría durado al menos cinco minutos -algunos aseguran que alcanzó los 7 u 8 minutos.

Como resultado del sismo, que inmediatamente botó varias construcciones, se generó un maremoto que arrasó con el puerto, entrando también hacia el centro de la ciudad. La fuerza de las olas habría sido de tal magnitud, que éstas arrasaron con todo a su paso, acarreando muebles, mercaderías, trozos de viviendas, así como embarcaciones de todo tipo

Uno de estos buques fue el USS Wateree, un vapor de guerra norteamericano, el que, según la narración de Ephrain Squier para la Harper's New Monthly Magazine, fue desplazado por la fuerza del mar “tres millas al noreste de la ciudad y alrededor de cincuenta yardas al interior de la tierra”, terminando cerca del cerro Chuño. A pesar de aquello, el navío resultó casi intacto; fue desaguado y vendido y su casco terminó teniendo varios otros usos, como hospital de campaña, hostería, hospital regular y almacén. En 1877, luego del terremoto que volvió a afectar al actual Norte Grande, un nuevo tsunami arrancó lo que quedaba del Wateree y lo devolvió todo destruido hacia la orilla, donde su caldera de hierro aún permanece.

La tragedia que produjo el gran terremoto de Arica fue luego coronada con una importante epidemia de fiebre amarilla, que golpeó duramente a los sobrevivientes del desastre, lo que dificultó aún más la reconstrucción y rehabilitación de la ciudad. 

A continuación, los invitamos a leer un extracto del libro Arica 1868. Un tsunami y un terremoto (2007) del historiador ariqueño Manuel Fernández Canque, y que representa el momento exacto en que se produjo el fatal sismo.

Fecha: 13 de agosto 1868

Hora: 5:07 pm

Epicentro aproximado: Costa de Arica, actual Región chilena de Arica y Parinacota

Magnitud aproximada: 8,5

Zonas afectadas: Desde el sur del actual Perú hasta la Región de Atacama

Víctimas: Al menos 597 fallecidos

crónicas y extractos de relatos

crónicas y extractos de relatos

"Cuando el tono de vida urbana viajaba ya hacia la quietud vespertina comenzó la ruptura trascendental y todo mutó con violencia espasmódica. Eran las 5, o quizá las 5,07, o quizá las 5,15. Nadie mide el tiempo cuando un segundo puede costar la vida. El pequeño universo ariqueño bíblicamente involucionaba desde la creación hacia el caos en siete minutos. Siete minutos durante los cuales volvió el polvo al polvo, todo se tornó vil materia, podredumbre y cieno(...) Todo se desplomaba con los síntomas normales de la anormalidad: un sordo ruido subterráneo antecedía a las suaves ondas sísmicas que provenían del océano y pasaban por la tierra dúctil que se contorneaba como una alfombra en sacudimiento. Era el tiempo de escapar como lo hicieron todos, presurosos y a gritos, gritos sensatos para salvar a los padres, los hijos, los abuelos, los hermanos, todos los parientes (...) gritos de pánico histérico y de desesperación con clamores dolorosos que pedían perdón y misericordia; gritos y gemido, sollozos e imploraciones por todas partes que se entrelazaban con los ruidos de muros y techos que se derrumbaban cuando el terremoto desató toda su fuerza haciendo crujir lo que aplastaban: las ollas, las mesas, todos los elementos de la vida cotidiana que ya no importaban, pero también aplastaban a los seres humanos que no lograban escapar a las calles y a los parques".

Arica 1868. Un tsunami y un terremoto; Manuel Fernández Canque (2007)

dibujos y grabados

© 2019 ARCHIVO DESASTRE

  • Grey Facebook Icon
  • Gris Icono de Instagram
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon